Estem treballant per a vostè.

Maridajes para triunfar en la mesa (parte I, con queso)

Maridar es armonizar, fusionar comida y bebida con el objetivo de que interaccionen y creen una experiencia única potenciando el sabor de ambos. Para algunos sumilleres, supone una ciencia, pero para otros, todo se basa en la práctica. Para unos supone una herramienta de seducción, para otros una percepción puramente emocional.

Decía Ferran Centelles en su libro “¿Qué vino con este pato?” (Planeta Gastro) que “en el mundo de los maridajes el peso de la tradición es enorme y ofrecer nuevas propuestas siempre supone una aventura a la que no todo el mundo se apunta”.  En MAS Food Lovers creemos que cada momento gastronómico puede sugerir un maridaje, que cada persona puede percibir su propio maridaje. En esta ocasión, te sugerimos algunos maridajes con quesos, armonías que pueden ser toda una aventura.

  • Quesos de pasta blanda elaborados con leche cruda de vaca, como el tipo Brie, con blancos con crianza o con barrica. Sin embargo, se disfrutarán mucho más con un tinto boscoso, tipo Borgoña. De hecho, estos quesos de “triple crema”, como decía el exquisito Brillat-Savarin, maridan de forma excepcional con cavas y champagnes de categoría, ya que las burbujas contrastan con el sabor de la nata y limpian la boca de la cremosidad. 
  • Habitualmente, los quesos azules se combinan con vinos dulces. Un maridaje que por sus contrastes resulta impactante, vibrante y emocionante a cada bocado y a cada sorbo. Por ejemplo, ideal un Stilton con Porto o un Roquefort con un Sauternes. Para los arriesgados, probarlo con vermut. La conclusión será única.
  • Con quesos de pasta prensada no cocida, tipo Cantal, Gouda, Morbier… lo mejor, un Syrah maduro, de cuerpo envolvente y delicado.
  • Lo Manchegos son los quesos que se maridan de la forma más convencional:  con tintos de media crianza. Aunque si es un Manchego muy curado, vale la pena arriesgar con un amontillado, e incluso con un oloroso, mientras que si es poco curado, nuestra propuesta es combinarlo con un espumoso, un cava o champagne.
  • Para los Havarti o Edam, la recomendación más clásica es el Riesling. Si funciona, para qué cambiarla. Puesto que la frescura del Riesling agilizará cualquier bocado de Havarti. Pero cualquier blancos ligero y aromático nos serviría, así que probar con Albariño, Chardonnay (sin madera), Gewürztraminer, Moscato, Pinot Grigio o Vino Verde. También con los vinos tintos ligeros o medianos afrutados como el Merlot (sin madera), el Beaujolais o el Dolcetto y los vinos tintos ligeros como Beaujolais, Pinot Noir o Gamay.
  • Los quesos frescos de cabra son habitualmente maridados con blancos aromáticos y jóvenes, como los Rueda. Aunque si el queso fresco es tipo mozzarella, la mejor propuesta es conjugarlo con champagne o cava. Para los que quieran dar un paso más nuestra propuesta es combinarlos con una sidra ligeramente dulce, puesto que la sensación de fruta puede ser más intensa con la sidra, potenciando así el contraste con las discretas notas lácticas del queso.

Maridajes para triunfar en la mesa (parte I, con queso)

C/ Casanova, 189, 5º 3ª. 08036 Barcelona
T. 93 494 83 56
masgourmets@masgourmets.com
Facebook Twitter Instagram