Cinco motivos por los que querrás comer salmón ahumado

El salmón ahumado es uno de los alimentos más precisados y más empleados en las cocinas de todo el mundo. Protagonista de mil y una receta,  es un ingrediente perfecto en cualquier época del año, y prácticamente para cualquier estilo de cocina. El salmón ahumado ha ido ganando protagonismo en la gastronomía no solo por su inconfundible sabor sino también, por su versatilidad y su alto valor nutritivo. De hecho, según Harvard es uno de los 5 alimentos más saludables del mundo.

Es uno de los alimentos más recomendados por especialistas por ser fuente natural de proteínas – 25 g por cada 100 g de producto- . Ligero, fresco, bajo en grasa, no necesita preparación y se puede combinar con infinidad de ingredientes. Aquí vamos a darte cinco motivos (de los muchos que hay) por los que querrás incorporar el salmón ahumado en tu dieta habitual. Toma nota:

El salmón ahumado, alimento muy nutritivo

El salmón es un pescado muy saludable y nos aporta innumerables nutrientes. En el salmón están presentes oligoelementos fundamentales como las vitaminas A, D, B3, B6 y B12, el selenio y el magnesio, éste último es fundamental para el funcionamiento de nuestro intestino y nuestro sistema nervioso. Además, entre los beneficios del salmón también destaca su aportación de nutrientes como el hierro, el calcio, la fibra y el potasio.

Bueno para nuestro corazón

Pero si por algo se caracteriza es por su alto contenido en ácido graso Omega-3, un tipo de grasas insaturadas también conocidas como “grasas buenas” con múltiples beneficios para nuestro organismo que sólo podemos obtener mediante alimentos. El Omega-3 como contribuye a la disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos; mejora del sistema circulatorio, que ayuda en la prevención de la hipertensión; y estimula la función cerebral y función antiinflamatoria, que ayuda a prevenir accidentes cardiovasculares.

Alimento para deportistas

Si practicas habitualmente deporte, el salmón ahumado es tu aliado. Su alto contenido proteico te ayudará en tu rutina diaria. Ayuda, por ejemplo, a reducir el dolor en articulaciones; reduce y alivia las inflamaciones causadas por entrenamientos intensos y las agujetas; contribuye a mantener los huesos más fuertes y saludables, colaborando en la prevención de la osteoporosis; y la Niacina (vitamina del tipo B) hace que el cuerpo convierta los alimentos en energía.

Para una piel inmejorable

El salmón ahumado contiene también vitamina E, cuyos activos, previenen y ayuda a la regeneración de la piel creando un efecto protector frente a los rayos UVA. Esto contribuye, por ejemplo, a que el moreno sea más duradero y que la piel esté mejor preparada para recibir los rayos del sol.

Asimismo, al ser rico en ácidos grasos, favorece a la reparación de las membranas celulares, previene la sequedad y evita la inflamación o hinchazón logrando combatir al temido acné.

Es decir, el salmón nos ayudará a tener una piel más sana y cuidada.

Ayuda a la concentración

Por sus componentes, el salmón también es un alimento que nos ayudará a la concentración en tareas como el estudio o las tareas laborales al estimular al cerebro y ayudar en los procesos de señalización circular para que haya una buena comunicación con el sistema nervioso.

En definitiva, el salmón es un alimento que además de delicioso es muy saludable.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest