Los canelones (cannelloni en italiano) son una de las muchas formas en que se puede encontrar y comer la pasta. En nuestra cocina ocupan un buen lugar dentro del recetario tradicional, pero si miramos en la gastronomía italiana, posiblemente sea uno de los reyes. Esta receta para saber cómo se elaboran los canelones rellenos de espinacas o cannelloni ricotta e spinaci mira precisamente hacia Italia. Una receta fácil y deliciosa, pero no olvides venir a MAS Food Lovers para comprar la mejor ricota, porque solo con los mejores ingredientes conseguirás los mejores platos.

Ingredientes:

  • 16 placas para canelones
  • 400 g. de espinacas frescas (o congeladas)
  • 250 g de requesón o ricotta.
  • 100 gr de queso para gratinar (pedir en MAS Food Lovers el que más te guste)
  • 30 g de piñones
  • 40 g de mantequilla
  • 40 g de harina de trigo
  • 600 ml de leche
  • Pimienta blanca molida (al gusto) y nuez moscada rallada

Elaboración:

Empezar por la salsa bechamel. En una sartén amplia calentar la mantequilla y cuando esté fundida añadir la harina. Remover para incorporar ambos ingredientes y dejar al fuego durante un par de minutos para eliminar el sabor a crudo.

Agregar la leche fría y con remover sin parar con unas varillas. Añadir el resto de la leche y seguir batiendo con las varillas para evitar que se formen grumos.

Sazonar al gusto y añadir, también, un poco de pimienta blanca molida y nuez moscada rallada. Cocer la salsa bechamel a fuego muy suave durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se agarre a la base de la sartén y quede suelta.

Por otro lado, hervir las espinacas en una cacerola con abundante agua salada durante el tiempo que indique el fabricante (en caso de ser congeladas, o hasta que estén tiernas, si son frescas). Una vez listas, escurrir bien.

Tostar los piñones en una sartén a fuego medio, con cuidado de no dorar en exceso. Añadir a las espinacas junto con el requesón y salpimentar al gusto, pero generosamente. Remover para integrar y terminar el relleno de los canelones. Reservamos.

Por otro lado, hay que cocer la pasta. En otra cacerola amplia y con abundante agua salada hirviendo colocar las placas de pasta para canelones, siguiendo las indicaciones del fabricante. Una vez cocidas pasarlas a un cuenco con agua fría para cortar la cocción. Escurrirlas y colocarlas separadas sobre un paño húmedo y reservar.

Montar los canelones rellenando cada una de las placas con la mezcla de espinacas y enrollando las placas para formar los rollos característicos. Cubrir la base de una fuente de horno con salsa bechamel y colocar los canelones sobre ella.

Una vez con los canelones preparados y colocados en la bandeja, cubrirlos con el resto de la salsa bechamel. Espolvorear con queso rallado al gusto. Introducir la bandeja en el horno precalentado a 190º C durante 15 minutos. Transcurrido este tiempo,  poner el grill y gratinar para que se doren. ¡Y listo!

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest