Receta: patatas rellenas con tacos de jamón ibérico y queso arzúa ulloa

El jamón y el queso son dos de los ingredientes más utilizados en la cocina. Son complementos de mil y una receta y quedan fenonemal combinados con otros productos, como es el caso: las patatas.

Esta receta de patatas rellenas gratinadas con queso Arzúa-Ulloa es un buen plato muy “resultón” que puede quedar bien para unos entrantes o una cena. Aquí, el queso Arzúa-Ulloa le da un toque muy especial, que hará las delicias de grandes y pequeños.

Ingredientes

  • 6 patatas medianas con aspecto uniforme
  • 1 cebolla
  • 150 gr. de hojas de espinacas frescas
  • 200 gr. de tacos de jamón ibérico MAS Food Lovers
  • 80 gr. de piñones
  • 200 gr. de queso arzúa ulloa
  • aceite de oliva virgen extra y sal

Elaboración

Precalentar el horno a 180º.

Mientras se calienta, lavar muy bien, y si es posible con un cepillo, las patatas y envolverlas una a una con papel de cocina metálico. Introducirlas en el horno ya caliente y dejarlas durante aproximadamente una hora y media, hasta que se asen. El tiempo de cocción varía según el horno y la patata, por lo que se puede comprobar que están cocidas pinchándolas con un cuchillo.

Mientras se asan las patatas preparar el relleno. Picar la cebolla y pocharla en una sartén con un chorro de aceite y los piñones. Dejar que se cocine hasta que la cebolla esté transparente. Poco antes, añadir las hojas de espinacas troceadas y saltear. Cuando esté pochada, añadir los tacos de jamón y saltear 30 segundos. Y retirar del fuego.

Sacar las patatas del horno, dejar que se enfríen un poco y las cortarlas por la mitad. Vaciar el centro con una cucharilla y rellenar con la cebolla pochada y el jamón.

Cortar el queso en lonchas gruesas de más o menos 1 cm. y colocarlo encima de cada patata. Ponerlas en una fuente de horno y volver a introducirlas en el horno, para gratinarlas.

Cuando estén doradas, sacar y servir.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest

Deja un comentario